Una silla de ruedas con patas

Antonio, es una persona con poliomelítis, de las muchas que se vieron afectadas en nuestro país hasta que se pudo erradicar.

De niño afectado por la “polio” en un grado importante, se ve muy limitado en su autonomía.

En el pueblo donde Antonio vivía, por su distribución de calles inclinadas, sin asfaltar y mal niveladas, se hacía muy difícil para él moverse fuera de su domicilio.

Antonio es escolarizado, pero todos esos pequeños problemas unidos, hacían que fuese casi imposible el desplazamiento al colegio.

Cierto día, el padre de Antonio, llegó a casa con un burrito…, que desde entonces fue su “silla de ruedas con patas”, llevando sobre sus lomos a ese niño con tantas ganas de aprender, a la escuela y a cualquier sitio donde dispusiera.

Antonio, en la actualidad, vive feliz con su familia y su trabajo, que no es poco…, y rara es la vez que nos encontramos y no hablamos de aquel niño y aquel burro.

Rafael Fuentes, Julio de 2013

¿QUIERES AYUDARNOS?

Últimas publicaciones